18 marzo 2008

¿Donde coloco mi PDI?

Ya la tengo ahora qué

Para aquellos que tenemos la suerte de disponer de una PDI en nuestro centro, siempre nos surge la duda de dónde colocarla y cómo gestionar su uso. Hace ya tres cursos que llegó al ceip valdáliga la primera PDI y, como es lógico, también nos enfrentamos a la misma duda.
Siempre defiendo que, mientras no se disponga de más, la PDI debe estar en un aula común gestionada bajo un horario. Sin embargo, para que se dinamice realmente este uso hace falta una serie de factores a tener en cuenta:
  1. La instalación ha de ser limpia: debemos evitar los cables colgando o tirados por el suelo, por eso conviene colgar el proyector del techo y realizar las instalaciones necesarias para llevar los cables de vídeo y luz sin cruzarse a la vista ni ser obstáculo para caminar. Aunque esto parece lógico, para centros pequeños en los que los horarios están tan ajustados y no hay nadie que se ocupe directamente de estas cosas, suele ocurrir que el proyector acaba en una mesa y los cables dificultando la salida de alumnos (sobre todo de los más pequeños).
  2. El funcionamiento ha de ser sencillo e impecable: si queremos que la mayoría del profesorado (muchos no alfabetizados TICs) haga uso de la PDI, el funcionamiento ha de ser 100% fiable. Por eso conviene disponer de un ordenador potente para manejar la PDI (evidentemente con conexión a internet) y al que, además, impongamos un plus de responsabilidad a los compañeros a la hora instalar nuevos programas. Por si acaso, también es recomendable disponer de al menos un portátil con el software instalado para solucionar percances momentáneos, a la espera de que alguien que sepa ;) le pueda echar mano al equipo principal.
  3. Disponer de mobiliario adecuado a los distintos grupos: parece que los aspectos técnicos son los más importantes, pero en un centro en el que acuden alumnos desde 2 años hasta los 12 (en caso de ceips), hay que tener muy en cuenta las características de mesas, sillas y demás mobiliario. Conviene instalar algún medio para que los alumnos más pequeños abarquen la mayor parte de la PDI, se puedan sentar cómodamente y se pueda dinamizar la salida a la pizarra de forma ágil. En nuestro centro hemos colocado una serie de facilidades (tarima, bancos, respaldos...) que comentaré en otra ocasión.
  4. Horarios claros y al mismo tiempo flexibles: disponer de un sistema de horarios revisable periódicamente y a la vista de todos, permite programar la semana sabiendo, de antemano, las horas de las que dispondrás de PDI. Además, siempre puedes consular a algún compañero si va a usar su hora y/o negociar algún cambio puntual si es necesario. Al disponer de horarios revisables podremos, también, adecuar el número de visitas a las necesidades de cada una de las unidades de programación.
  5. Formación: la formación es un factor indispensable. Nadie se embarca a utilizar algo que desconoce frente a su grupo de alumnos. Por eso, hace ya tiempo que la formación del profesorado forma parte indispensable de la programación del centro al comienzo del curso. El modelo de formación del ceip valdáliga ha cambiado bastante en los últimos años. Como responsable de la formación TIC del centro, junto a mi compañera Esther, propuse un cambio en el modelo que se venía planteando que básicamente se centraba en el aprendizaje de programas concretos (photoshop, powerpoint, word, etc). Yo ya había comprobado al coordinar otros grupos de trabajo la falta de eficacia de este tipo de planteamiento, así que el cambio que propuse se centró en la formación práctica para el uso de herramientas en el aula, el resultado ha sido muy positivo. En otra entrada comentaré más pormenorizadamente este sistema de formación.
A parte de estos factores, que podríamos llamar indispensables, hay otra serie de aspectos que pueden facilitar enormemente el uso de una PDI: desdobles de grupos grandes (no más de 12-14 alumnos en la PDI es muy aconsejable para aprovechar la I de Interactividad); teclados y ratones inalámbricos (bluetooth si es posible); un par de bolis mejor que uno solo; creación de cuentas de usuario; barras de herramientas que faciliten la entrada a los programas que, a ser posible, funcionen sin necesidad de introducir el CD/DVD; sistemas de sonido adecuados a un aula espaciosa; uso de un proyector inalámbrico para eliminar cables o, si disponemos de tabletPCs o sistemas de PDA inalámbricos, que los alumnos puedan mostrar lo que contienen sus dispositivos en la PDI de forma sencilla; webcam para las video-conferencias; etc.
Resumiendo, conviene sentar las bases de un funcionamiento efectivo y si es posible aderezarlo con distintas facilidades (no tienen porqué ser todas) que se nos ocurran para que el uso sea lo más dinámico y atractivo posible (al alumno y, sobre todo, al docente).

4 comentarios:

Lu dijo...

Te agradezco muchísimo este post por la claridad de exposición.

Óscar Barquín Ruiz dijo...

De nada Lu, me alegro de que sea de utilidad.

CEIP Gaspar Sabater dijo...

Este artículo es esencial. Estoy empezando en esto de la PDI y realmente, merece la pena tener en consideración todo lo que comentas. De lo contrario, el trabajo de instalarla y hacerla funcionar no va a servir de nada.

Juvenal Nieto dijo...

Excelente, estoy incursionando en este mundo de las PDI y la verdad que abre un abanico de oportunidades inmensa para la educación y exige la remodelación de los pensamientos educativos que tenemos los docentes, las tic están generando metodologias que debemos dominar para poder facilitarle el aprendizaje a los nativos tecnológicos, o sea nuestros estudiantes ...